• Mauricio Ergas

LA NUEVA VIDA DEL CAPITÁN CHUNGUNGO

Actualizado: 13 dic 2021



Las grandes historias épicas, en su mayoría, son las de personajes comunes, con rollos comunes, así como yo. La mía parte un verano en Santiago. Mucho calor. Un PC que no quería dejarme jugar una última partida y amigos que se juntaban a mis espaldas. Mi viejo desesperado, me dijo: Mauri, ¿Vamos a bucear? Sin saber que la primera bocanada de aire bajo el agua cambiaría mi vida para siempre.


Por Mauricio Ergas

 

Cruzando el umbral de la superficie me encontraba en un mundo como el de mis videojuegos, me era ajeno, todo era mágico y misterioso. ¿Qué seres podían habitar un espacio tan frío, tan hostil, plagado de arena, rocas y agua salada?
Yo conocía de nombre las estrellas, los peces, las ballenas y hasta por ahí.
Empaqué mi vida en una caja y llegué a Valdivia.

Aprendí el nombre de un montón de seres marinos.

Fotografías: Mauricio Ergas

Aprendí que cuando el viento pega de norte a sur, la corriente que se forma se mueve de este a oeste.

Aprendí que París es conocida como la ciudad de las luces, solo porque para iluminar la noche entraba al farol, no la sangre, sino el aceite de los magníficos cachalotes, que fueron cazados hasta su práctica extinción.

Aprendí que a 4000 m de profundidad pelean con sus enemigos mortales, los calamares colosales del porte de un bus del Transantiago. Y también que la telequinesis no es un invento de las películas de ciencia ficción, sino que en efecto el cachalote puede lanzar ondas sónicas paralizantes a los calamares para localizarlos y luego comerlos en la total oscuridad.

La mar asusta, es bella, misteriosa, inhóspita y está llena de vida. Pensamos que era infinita y la llenamos de plástico. Pensamos que era infinita y ya no quedan peces. Lo único infinito era nuestra ambición tecnológica y el ego especista. Renací como Capitán Chungungo para generar conciencia. Creí que podía hacerlo con cosas sencillas como vender cepillos de dientes de bambú, encendedores recargables, bombillas de metal. En el proceso, algunos cercanos se transformaron en recicladores. Pero en algún punto, no sé bien cómo, me di cuenta de que era un engranaje más de un inmenso sistema. Mis cepillos de dientes de bambú, mi insignia y orgullo, venían de China, envueltos en plástico y yo vendía esa mentira.

Manejando en un cardumen


¿Qué podía hacer yo, desde el rincón de un planeta, en supuestas llamas, para de verdad, intentar hacer algo por esa mar que tanto amaba?

Ante las dudas comencé por lo inmediato: limpiar las playas del plástico junto a mis compañeres y amigues, dando la lucha de lo que me gusta hacer en compañía de personas en sintonía, hasta convertirme en un Científico de la basura para contribuir a vincular la ciencia con la gente, y ayudar a repensar una sociedad que pueda convivir en respeto y armonía con la naturaleza y sus habitantes.

Déjenme contarles un poco sobre esta ciencia de la basura, estas por ejemplo, son algunas preguntas que queremos responder:

¿Cuánta basura hay en la ribera de los ríos? ¿De qué materiales está compuesta? ¿Cuántos microplásticos llegan al mar? ¿Hay vertimientos ilegales de basura?

Para intentar responderlas, voluntarios alrededor de todo Chile irán a los ríos que tengan cerca y harán experimentos, como instalar unos círculos con una cuerda y palitos, donde podrán contar y clasificar la basura encontrada en distintas partes de la ribera. Estos datos son fundamentales para diseñar soluciones concretas en torno al problema de la basura.
Los científicos del año 2017 contabilizaron 1,8 desechos por metro2 en promedio entre todos los ríos intervenidos en Chile. Una noticia desoladora e inspiradora al mismo tiempo.

La cifras nos golpean, pero nos mueven.

Me voy, tengo que zarpar. Un capitán no puede dejar su barco quieto por mucho tiempo. Volveré a puerto desde Chañaral para contar de las maravillas que encontré. Mientras te invito a conocernos más, bienvenidos voluntarios y voluntarias activistas y conscientes de este gran desafío comunitario.

Capitán Chungungo buceando




Científicos de la basura


Para más información, revisa la página Científicos de la Basura. Junto con escolares y profesores aplican el método científico para investigar el problema de la basura en la zona costera de Chile.

Ingresa aquí



 

LIBROS RECOMENDADOS



447 visualizaciones0 comentarios