• Jimena Cruz

LAS MEJORES IDEAS SE ME OCURREN CAMINANDO



Me gusta caminar porque puedo hacer varias cosas al mismo tiempo, a veces necesito estar distraída para poder concentrarme. Trayectos con y sin rumbo, en ocasiones sólo moverse a la deriva. En esos recorridos ensayo mis discursos, especialmente los que no me atrevo a decir en voz alta. También escucho música, mantengo una larga relación con los aparatos para hacerlo. Tuve mi primer walkman siendo una niña y hasta hoy, en esta ciudad pandémica y despierta, conservo el pasatiempo de callejear escuchando mis canciones favoritas.

Por Jimena Cruz

 

Es de los pocos ratos que tengo para estar a solas conmigo, reconozco mi voz por dentro, sé que en realidad suena más aguda, que la caja torácica hace una resonancia y que adentro suena distinta a cómo se escucha. Puedo hablar a gusto con mi voz interna, en ocasiones me dejo guiar por ella solo para ver dónde es capaz de llevarme. Una cosa lleva a la otra y así.
El pensamiento y la cabeza avanzan, es como escribir con el cuerpo, como si los pasos que se dan sobre una calle fueran los rastros de una escritura física pero invisible. Una escritura que pareciera sólo pudiera leerse en la experiencia y paradójicamente no en la lectura. O al menos en lo que aprendimos, en algún primer momento de la escolaridad, entre los 5 y los 10 años, que era leer. Una cosa del colegio. A veces un juego, otras una tarea. No sé en qué momento abandona el juego para convertirse solo en tarea, muchas veces aburrida, de la que sale una nota que evalúa si respondiste bien o mal.
La experiencia de la lectura no puede ser eso, o no solamente eso.
Leer también es experimentar, conocer en primera persona algo que nadie más puede transmitir, o no en su totalidad. Como caminar, cada cual lo hace a su manera y escucha su propia voz, nadie más sabe cómo suena adentro.



Leer y caminar.
He visto algunas personas con ese talento. Yo al menos, no lo tengo, me mareo, pero me encantan los y las escritoras que viajan, se mueven, se apropian y escriben la ciudad, porque aunque suene cliché, se puede viajar también con la lectura, de alguna manera permite conocer la ciudad en los pies de otras y otros, y atender a los recorridos invisibles que no quedan registrados en ninguna parte. Revela también los mecanismos que hacen que la ciudad se mueva y cómo hace que nos movamos a su ritmo, siempre a su ritmo.

El programa de fomento lector Leemos para hacer la revolución impulsado por la editorial Fondo de Cultura Económica, es una invitación a conocer la ciudad y conocerse a sí mismo, a romper el paradigma de la lectura y el conocimiento como una obligación de la escuela basada en un sistema de notas que controla el saber.
Leer no es una actividad pasiva de escritorio. Leemos para conocer porque todo es interesante, solo por el gusto de hacerlo y encontrarnos. Ese es nuestro principal objetivo con esta página web, crear junto a todas y todos ustedes una comunidad de lectores y lectoras activas, participativas y revolucionarias, en un espacio para pensar creativamente, el que esperamos mantener con sus proyectos, ideas, comentarios, ilustraciones, artículos y cualquier otro tipo de colaboración en la que estén trabajando y quieran compartir.

Queremos utilizar esta plataforma para proponer distintas convocatorias de ilustración, escritura, video y fotografía para que puedan participar y exponer sus trabajos; también haremos concursos en los que esperamos sus participaciones más alocadas y creativas. Queremos saber más de ustedes y hacer de este sitio un lugar de encuentro y participación. Escríbannos, queremos escuchar sus ideas y apoyarlas.

En la sección Cuaderno quisimos rendir homenaje a los antiguos Icarito, suplementos de actividades educativas, recortables y coleccionables, con los que aprendimos a imaginar y entender las cosas que nos rodeaban. En este número presentamos la célula animal que les hará mucho sentido después de ver la entrevista a Greco Hernández, que nos cuenta sobre el descubrimiento del ADN (una cosa lleva a la otra y así :) Las y los invitamos también a comenzar su colección de Vientos del Pueblo, descargando Chile, Juventud rebelde del sociólogo chileno Ariel Dorfman.

El mundo se lee. No hay resúmenes que lo contengan.
No basta con asumir y repetir las obviedades popularizadas en la cultura sobre la lectura, se trata de algo propio y a la vez comunitario que implica conocerte y conocer tu ciudad, porque el ejercicio del poder que se esconde detrás de todos los espacios urbanos no solo es represión y obediencia, es también la conciencia de cómo ese funcionamiento nos afecta, influye y otorga responsabilidades.

Leer no es una exclusividad de la literatura ni tampoco de los libros, queremos motivarlos a experimentar la ciudad y la lectura con esperanza y acción, porque para eso leemos, Leemos para hacer la revolución.


 

LIBROS RECOMENDADOS



44 visualizaciones0 comentarios